Arquitectas Financieras: Construye tus propios pilares

Guillermo Seañez / 8 abril , 2019

“Cuando sea grande voy a tener una hermosa casa rodeada de un enorme jardín y voy a viajar por todo el mundo con mi familia, en mi jubilación voy a vivir con mi esposo en una casita, a orillas del Caribe mexicano”. Ese fue el proyecto de vida de Karla… y lo cumplió.

Lo cumplió gracias a que desde que inició su vida laboral, a los 22 años, ideó un plan financiero de vida en el que trazó la ruta a seguir para alcanzar todos los objetivos que  le permitirían vivir como ella deseaba. En su plan incluyó a detalle, lo que debía hacer, pero también lo que tenía que evitar, en su presente y futuro, para que sus sueños no quedaran solo en eso… en sueños.

Si tú ya estás en una edad madura o consideras que tu vida financiera es un caos, no te desanimes, nunca es tarde para empezar a poner la casa en orden y elaborar un plan financiero que responda al estilo de vida que deseas llevar de ahora en adelante. Tu plan financiero de vida será el referente para administrar de manera óptima tus recursos.

2019, el año de la transformación de tu vida financiera

Cada inicio de año solemos plantearnos metas sobre como bajar nuestro nivel de endeudamiento, gastar menos en cosas que no son necesarias y ahorrar más. Te invitamos a ponerte objetivos concretos que te pongan en el camino de la construcción de un promisorio futuro financiero. Un futuro en el que el dinero no sea un factor de estrés sino un tema que abone a tu bienestar. Tracemos pues, la ruta financiera: 

  1. Flujo de efectivo. La elaboración de un presupuesto te permite contabilizar todos tus ingresos y gastos (por mínimos o insignificantes que te parezcan) y capacidad de ahorro; es decir, tu situación financiera actual. El presupuesto es, en ese sentido, una excelente herramienta para identificar escollos financieros, pero también áreas de oportunidad que te permitan actuar para resolverlos o mejorar algunos rubros que inciden directamente sobre tu patrimonio. Cabe mencionar que uno de los mayores problemas con los que las personas tienen que lidiar son niveles de deudas inmanejables. Entidades como el Buró de Crédito, apuntan que el gasto total (solo se excluyen los rubros de ahorro e inversión porque nunca deben ponerse en el cajón de gasto) no debe representar más allá del 80% del ingreso mensual de la gente. Es aconsejable medir como porcentaje del ingreso cada rubro de gasto, ¿Es muy alto o muy bajo? Serás tú quien lo evalúe. Sin embargo, si el pago de deudas por conceptos como viajes, esparcimiento y restaurantes es el más significativo de tu deuda global, seguramente identificarás ahí un área de oportunidad para bajarlo y destinar más a gastos más productivos (por ejemplo, el pago de una hipoteca) e incrementar tu capacidad de ahorro.

Evalúa la situación patrimonial de la que partes y visualiza a dónde quieres llegar atendiendo al estilo de vida que deseas llevar. La mejor forma de hacerlo es planteando metas a lograr en el corto, mediano y largo plazo que sean alcanzables y medibles: determina un nombre, plazo para lograrlas y diseña una estrategia financiera a seguir para financiar cada una de ellas.

  • Finanzas a prueba de balas. 

Siguiendo con la idea de que las finanzas personales deben ser predecibles a lo largo de tu vida, es necesario considerar en tu plan financiero de vida los siguientes puntos: 1) La creación de un fondo para emergencias que evite que sucesos imprevistos (no contemplados en el presupuesto) alteren tu estabilidad financiera e incluso pongan en riesgo la consecución de tus metas. Los hechos inesperados pueden ser de índole personal (divorcio, decesos, accidentes, un periodo de desempleo, entre otros) pero también de mercado tales como crisis financieras y económicas que generen fuerte volatilidad en tasas de interés, tipo de cambio e inflación, todo lo cual puede afectar directamente los rendimientos de tus inversiones, el valor de tu patrimonio y tu capacidad de consumo. 

2) Invierte en seguros de vida, médicos, educativos, de casa, auto y negocio. 

Esta inversión resguardará tu patrimonio actual y te permitirá avanzar a la consecución de tus siguientes metas. Pon atención en el tipo de seguros que requiere de acuerdo con el ciclo de vida en que se encuentre y evite contratar dos seguros o más del mismo tipo. 

3) Otro punto de vital importancia es la elaboración de un testamento, sin importar lo joven que sea, y actualízalo cuando cambie tu situación personal (matrimonio, hijos, divorcio, etcétera). 

4) Establece un buen control de documentos importantes: pólizas de seguros, contratos de inversión, escrituras, declaraciones de impuestos, comprobantes de pago, testamento, etcétera. Esto puede ahorrarte una serie de inconvenientes importantes e incluso evitar afectaciones patrimoniales de magnitud considerable.

  • Invierte, no te limites a ahorrar. 

La inversión es el mecanismo que nos da la posibilidad de aumentar el patrimonio. Invertir es hacer del dinero el mejor de tus aliados para alcanzar tus metas. Más ahorro incrementa la capacidad de invertir el dinero, conforme a las metas trazadas, en opciones más rentables. Pero ojo, hemos insistido mucho en que no es lo mismo invertir para comprar un auto, una casa o para financiar tu retiro. El plazo que se traza para lograr uno y otro objetivo es distinto, así como el nivel de riesgo que se puede tolerar de acuerdo con tu situación financiera actual. Es imperativo incrementar tu cultura financiera (conocimiento de los mercados e instrumentos financieros, instituciones, etcétera) porque así podrás hacer elecciones de inversión más inteligentes e idóneas para cada una de tus metas, además de identificar herramientas que te permitan aprovechar las ventajas fiscales que muchos instrumentos de inversión ofrecen para metas de inversión de mediano y largo plazo.

  • Planifica tu retiro desde ya. 

No importa la edad, nunca se es demasiado joven para planear y actuar en la planeación de financiamiento en esta crucial etapa de tu vida. En los objetivos de largo plazo, como lo es la jubilación, es importante no dejar de lado la inflación en el proceso de proyectar cuánto necesitarás para mantener tu estilo de vida.

  • Evalúa tu plan financiero de vida cada vez que alcances una meta o suceda algo importante que pueda alterar tu ruta a seguir. Revisa tus objetivos financieros regularmente, cada año es un buen periodo. 

Si actualmente tu situación financiera no es óptima, acércate a un asesor financiero que te ayude a poner orden en tus finanzas personales: reducir deudas, incrementar tu capacidad de ahorro e invertir en aquellas opciones que más se adecuen al logro de tus metas de corto, mediano y largo plazo.

Un plan de vida financiera revela la visión que tienes de tu futuro. No trates de adivinarlo, constrúyelo y dale certeza.

Tal vez te interese

5 formas en las que boicoteamos nuestras finanzas
Claudia Castro / 6 agosto , 2019

Si en algo somos “expertos” es en boicotearnos a nosotros mismos, y en las finanzas no es la excepción.   Nos la pasamos quejando porque […]

¡Pequeñas acciones para cambiar tu imagen de inmediato!
Gaby Alviso / 15 julio , 2019

Los grandes cambios en nuestra imagen, se sostienen a base de cambios pequeños, los cuales tendrás que hacerlos tus hábitos!!! Para que te veas mejor, […]

¡Crea una imagen exitosa!
Gaby Alviso / 15 julio , 2019

¿Qué pasa cuando una persona no es feliz?; La respuesta es trillada y a la vez escabrosa, Cuando no eres feliz, se nota…Tu cuerpo habla […]

* Campos requeridos

En Womento tenemos el propósito de mostrarte que tienes el potencial suficiente para moldear tu destino y llegar a ser esa mujer que siempre has querido.

Ser parte de este movimiento significa tener acceso a una comunidad que construimos todas, donde compartiremos herramientas y experiencias, y reflexionaremos sobre la importancia de invertir en ti, en tu bienestar, en tus finanzas y en tu conocimiento.

Vivimos un momento histórico donde todas las posibilidades están a la mano, entonces estira tu brazo, mente y corazón, aférrate a ellas y no las sueltes hasta que hayas alcanzado todo lo que quieres,

porque ¡#TuWomento es ahora!